TORA U MITZVOT

MAIL SEMANAL

PARASHA BAMIDBAR

Por: Rabino Salomon Cohen

Esta semana comenzamos la lectura del cuarto libro de la TORA,  el libro de BAMIDBAR (EN EL DESIERTO),  que como su nombre indica,  está dedicado a la historia de nuestros antepasados durante su permanencia en el desierto, durante los primeros cuarenta años de libertad.

El    libro   contiene   diez   PARASHIYOT    que   dan  cuenta  de  todo  lo  que   pasó  nuestro  pueblo  para  convertirse  en  una  unidad  sólida:  los  enfrenamientos,  las  luchas,  la  revuelta de Koraj,  el pecado de  los  espías  al  volver  hablando  mal  de  la tierra de Israel,  los viajes, la  preparación del ejército,  la guerra de Moab,  las maldiciones de Bilam, etc.
Todos esos  han  sido  los  acontecimientos  trágicos  y  relevantes  que  dieron al pueblo de Israel su

carácter de  unidad  y  transformación  de  una multitud  de esclavos  recién  liberados, a una nación consolidada,  bien organizada y  portadora  de una  identidad y unos objetivos muy claros,  y con un carácter espiritual perfectamente formado.

Nuestra PARASHA está dedicada, en su mayoría, al censo de la población, a la formación de las tribus, a la distribución del  campamento, así como a la adjudicación de estandartes y su posicionamiento en la marcha a través del desierto como vemos en  BAMIDBAR (cap. 1, vers . 2) y (cap.2 , vers. 2):

CENSAD A TODOS EN TODA LA CONGREGACIÓN DE LOS HIJOS DE ISRAEL SEGÚN SUS CLANES Y SEGÚN SUS FAMILIAS, ENUMERANDO LOS NOMBRES,  TODO VARON  CABEZA POR CABEZA.

CADA HOMBRE  BAJO SU ESTANDARTE, CON SEÑALES, SEGÚN SU FAMILIA ACAMPARÁN LOS HIJOS DE ISRAEL ALREDEDOR DE LA TIENDA DE REUNIÓN, ACAMPARÁN.

En cuanto al ejército, (Cap. 1 Vers. 3)

DESDE  VEINTE AÑOS EN ADELANTE, TODOS LO QUE TENGAN EDAD MILITAR, LAS HABREIS DE CONTAR SEGÚN SUS HUESTES…

Siendo que cada palabra de la TORA viene a enseñarnos algo,  uno se pregunta si vale la pena que la TORA dedique toda una PARASHA a la estadística a los números y  a cómo se alistaban al ejercito.

Y si uno lee la PARASHA con un poco de detenimiento, verá que sí es importante, pues esta PARASHA muestra  la imagen que nuestros antepasados daban.  Que nos sirva a nosotros también: El campamento de Israel no era simplemente una aglomeración de gente desordenada;  en él, cada uno sabía su lugar, su función y su orden de vida estaba construida en base a esa función, y el corazón y el espíritu, tanto del  individuo como de la colectividad, giraba en torno al centro del campamento, como está escrito (cap. 1 Vers.52 y 53):

Y ACAMPARÁN LOS HIJOS DE ISRAEL, CADA HOMBRE EN SU CAMPAMENTO Y CADA UNO BAJO SU ESTANDARTE, SEGÚN SUS HUESTES.  Y  LOS LEVITAS ACAMPARÁN ALREDEDOR DEL TABERNÁCULO…

Pues así tiene que constituirse la vida judía, igual que lo hicieron los hijos de Israel en su deambular  por el desierto, en torno al Tabernáculo, que era la presencia divina entre ellos y, como ya hemos explicado en otras ocasiones,  “dentro de ellos”.  El Tabernáculo en el centro del campamento, era el punto de encuentro entre lo material,  la vida cotidiana y lo espiritual.  Ellos veían el Tabernáculo con la conciencia de que en la vida, lo espiritual  debe prevalecer  sobre la vida cotidiana, y sobre todo  lo material que los rodeaba.

Del mismo modo, también nosotros deberíamos tener este mensaje siempre presente, para dar con ello un verdadero sentido a nuestras vidas, tanto a nivel  privado como comunitario, y así santificarnos y elevarnos espiritualmente.  Pues la vida como judíos requiere algo de  renuncia a lo cotidiano y bastante de entrega a los espiritual, con la  esperanza de que así logremos el equilibrio adecuado.  Para ello debemos  tener un orden de prioridades muy definido, sabiendo escoger bien lo que es elemental, antes de pasar a satisfacer las necesidades secundarias.

Por último,  recordemos que  éste sábado  por la noche, es la Pascua  de SHAVUOT “LA FECHA DE LA ENTREGA DE LA TORA”,  en la que se conmemoran varios acontecimientos, entre los cuales se encuentra el más significativo de toda la historia de la humanidad.  LA REVELACIÓN EN EL MONTE SINAI,  cuando HASHEM YITBARAJ dio al mundo, a través de su pueblo, la TORA.  Esa TORA que nos ha caracterizado siempre,  y por la que hemos sido capaces de dar nuestras vidas, y que  nos ha hecho perdurar contra todos los pronósticos y contradiciendo todas las reglas de la historia.

En Shavuot rememoramos ese magnífico acontecimiento, conscientes de que la TORA es para nosotros nuestra fuente de vida, como está escrito: …ES UN ARBOL DE VIDA PARA LOS  QUE SE AGARRAN A ELLA…

Pidamos a D-os en estos días que renueve  con nosotros el pacto que selló con nuestros padres, y que Su voluntad sea que seamos dignos de ese pacto,  cumpliendo con nuestras obligaciones como judíos. Amén.

  

SHAVUOT: LA ENTREGA DE LA TORÁ

El gran sabio Rambam (Maimónides), comenta en los  preceptos sobre los “Fundamentos de la Torá”, con respecto a la escena del Monte Sinaí y la entrega de la  Torá:

“Los hijos de Israel no creyeron en Moshé Rabenu por  los milagros y señales que hizo, pues el que cree en mis logros se queda con la duda,  ya que puede alegar que  fueron realizados por medio de brujerías y hechizos.  Entonces, ¿En qué creyeron?  En la escena del Monte Sinaí que nuestros ojos vieron, y no extraños;  y nuestros oídos lo escucharon y no otros; vimos y escuchamos el fuego, las voces, el sonido del Shofar, y la voz de D-os”

Hay quien piensa que el judaísmo está basado en una fe, pero  en realidad,  nuestra base es el conocimiento directo de la Divinidad, la cual alcanzamos por medio de la Revelación colectiva; no es una fe en milagros, sino, una revelación profética directa.

Al haberse recibido la Torá en forma directa y en una revelación masiva, si D-os quisiera anularla necesitaría hacerlo por medio de una revelación paralela a la del Monte Sinaí y no por medio  de un profeta.  Hasta tal punto la Torá no es la idea de un solo hombre, que aunque apareciese alguien  alegando que D-os se le reveló, e incluso realizara milagros, si intentara cambiar cualquier detalle de la Torá sería condenado por falso profeta.

El Todopoderoso, a través de la entrega de la Torá en el Monte Sinaí, quiso dejar asentada la base de nuestra realidad existencial; en el Monte Sinaí se creó  una comunicación directa para alcanzar la verdad absoluta.

En realidad, el ser humano posee dos elementos para  poder percibir la Divinidad:

1- El mundo natural y su programación, que declaran y anuncian  al Creador, pues no puede existir una programación sin programador, como está escrito en los Salmos: “¡Qué maravillosas son las obras, D-os!”.  Así como un traje atestigua sobre el sastre que lo confeccionó, y el cuadro sobre el artista  que lo pintó, de ésta manera la Naturaleza atestigua sobre el Creador.

2- La reflexión del hombre en sí mismo (“Desde mi interior contemplo a D-os”), pues a Su imagen  y semejanza fuimos creados.

El mundo natural, como dijimos,  es el testimonio de la existencia de su creador, como bien lo subraya el profeta Yeshayahu (Isaías),  cuando reprochó al pueblo judío: “Las obras de mis manos no visteis”.

El profeta se refirió a aquellos que no son capaces de  apreciar la grandeza Divina reflejada en la Creación, como por ejemplo,   maravillarnos al  observar en cada  molécula su orden y armonía, y por la perfección de su programación.

“Alzad vuestros ojos a las alturas y podréis apreciar quién creó esto” – nos sugiere el profeta Isaías – para enseñarnos que quien reflexiona sobre la naturaleza, reconoce al Creador.

Pero el hombre no siempre se rige por su reflexión lógica y objetiva;  los intereses personales lo sobornan y  no le dejan ver la realidad.  Por esto sostiene Maimónides,  que los hijos de Israel no creyeron en Moshe por los milagros que realizó, ya que D-os quiso que el fundamento de la Torá esté basado en nuestra lógica

 

IOR TZAITH DE LA SEMANA

Sab 08/05 de Sivan:  Isaac Trajtman Z’L, Jayala Hanflink Z’L, Isaac Oxenstein Z’L, Morco Handler Z’L, Bertha de Lerner Z’L, Ciril Mudric Z’L;

Dom 09/06 de Sivan:  José Kisilevich Z’L,  Herman Zwilich Z’L,  Josef Metsch Z’L, Hana Shpilbert Z’L;

 Lun 10/07 de Sivan:  Leizer Gun  Z’L,  León Eskenazi Z’L, Olga S. de Senderovich Z’L, Abraham Hasson  Z’L, Ignacio Miedzianagora Z’L;  

Mar 11/08 de Sivan:  Raquel Blank  Z’L,  Moisés Cohen Z’L;

Mie 12/09 de Sivan:  Ezra Furman Z’L, Isaac Weczelman  Z’L, Benjamin Mekler Z’L,  Nilda Shnaider  Z’L;

Jue 13/10 de Sivan:  Sigmund Lipchütz  Z’L, Leivis Shnaiderman  Z’L,  Jacques Rizenberg Z’L;  

Vie 14/11 de Sivan: Szaye Rosenbach Z’L, David Davidovich Z’L.